“Marvel’s Jessica Jones” llena de rabia (políticamente inspirada) regresa hoy a Netflix

Krysten Ritter está de regreso en Netflix como Jessica Jones en la segunda temporada de la serie.

En esta segunda temporada, disponible a partir de hoy 8 de marzo (Día internacional de la mujer) la investigadora privada Jessica Jones (Krysten Ritter) está empezando a reconstruir su vida después de haber derribado a Kilgrave, su verdugo. Tras su aparición en The Defenders, Jessica Jones vuelve a Netflix para una segunda temporada.

Resulta interesante que precisamente esta serie protagonizada por una mujer, producida y dirigida por un grupo de mujeres, se estrenó en la plataforma en 2015 antes de movimientos como #MeToo y #TimesUp que han envalentonado el papel de las mujeres en la sociedad.

Melissa Rosenberg, productora ejecutiva, enfatizó que en esta temporada se profundizará en la furia de Jessica, los mismos escritores de la serie canalizaron la propia sobre el tratamiento de Hillary Clinton durante las elecciones presidenciales en 2016, y es que, Rosenberg piensa que los ataques sexistas ayudaron a que Donald Trump la venciera.

Marvel’s Jessica Jones

Las historias de superhéroes generalmente empiezan narrando la forma en que el héroe obtiene sus superpoderes, lo que es siempre bastante predecible. Sin embargo Rosenberg esperó hasta la segunda temporada para contar esta historia.

Con tanta desigualdad y machismo en la industria, la productora se aseguró de que cada uno de los 13 episodios que conforman esta nueva temporada estuviera dirigido por una mujer y tiene esperanzas en la paridad de género.

Más información:  Netflix

Todo o nada, apostar por el periodismo siendo mujer en los 60’s con The Post: los oscuros secretos del Pentágono

Por: Aída Madrigal Castillo

Steven Spielberg nos regala un homenaje y un alentador mensaje a aquellos que defendemos la verdad, aún en condiciones adversas como la era de la post-verdad y los hechos alternativos, pero sobre todo la inseguridad en el oficio periodístico con su nueva película The Post: los oscuros secretos del Pentágono, donde se une a los directores  que han retratado los grandes enfrentamientos que ha tenido el periodismo con el poder.

El director junto a Liz Hannah y Josh Singer, quienes son los guionistas de este film, construyen la trama con rigor y un ritmo irreprochable, lo que le da mayor credibilidad a la historia y a la construcción de los personajes con todas las presiones a las que se enfrentan.

La película se establece en 1971 en la redacción del periódico estadounidense The Washington Post, cuando Katharine Graham (Meryl Streep) tiene que tomar la decisión final de publicar documentos ultrasecretos, comprometedores e indignantes sobre la Guerra de Vietnam que fueron robados y copiados por el analista militar Daniel Ellsberg (Matthew Rhys).

El secretario de defensa de John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson, Robert McNamara (Bruce Greenwood) sabía en 1965 que la guerra no se podía ganar, pero continuaban enviando hombres al sudeste de Asia para matar, para mantener su reputación como potencia.

Sin embargo en la administración de Richard Nixon, The New York Times obtiene parte de estas comunicaciones internas y decide publicarlas, lo que enfurece al presidente y alegando que esa información es de seguridad nacional detiene la publicación de todo contenido referente al tema. Es aquí cuando Ben Bradlee (Tom Hanks) sabe que existe una oportunidad única de defender la libertad de prensa, si la Sra. Graham da el visto bueno.

Esa es la verdadera historia, una mujer de la alta sociedad a quien las circunstancias le han hecho llegar al puesto que tiene, pues su marido quien era el encargado, se suicidó, es la que tiene que tomar todas las decisiones importantes —en una época en la que las mujeres de política ni hablaban— tiene que hacer frente a un consejo machista y lo hace de manera impecable.

De hecho, es precisamente ella quien tiene vínculos personales mucho más cercanos con la CIA, el Pentágono y otras entidades en el gobierno dirigidas por la élite de Beltway, incluso es amiga de McNamara, lo que hace que la decisión sea aún más complicada.

The Post tiene la suerte de estar en carteleras en un momento histórico en donde existen más mujeres que toman la batuta y dan un paso adelante, que no se doblegan ante las presiones y tampoco se dejan someter a los poderes fácticos.

Photo Credit: Niko Tavernise.

Suena increíblemente utópico para nuestro país por la inseguridad con la que nuestros colegas realizan sus investigaciones, pero sin duda alguna, es un llamado de atención a la sociedad y a la importancia de estar bien informados. Pues tal como se dice en una parte de la película:

Los periódicos son el primer borrador de la historia.

En México existen agresiones y asesinatos a periodistas cuando realizan investigaciones que no convienen al poder, aquí no existe primera enmienda, ni tribunales que ejerzan justicia, pero lo que sí existe es la necesidad de una prensa libre e independiente, reporteros que buscan la verdad y a veces la pagan con su propia vida, académicos que analizan el panorama mexicano y cómo poder mejorarlo, existen creyentes de la verdad y eso, es lo que jamás debe perderse.

Los premios más políticos y el poderoso mensaje de Oprah Winfrey: Golden Globes 2018

En el 2017, los escándalos sexuales se colaron hasta las alfombras rojas, desde las cuales, varias actrices encontraron la mejor tribuna para denunciar toda clase de abusos y prácticas que desafortunadamente siguen vigentes en el mundo del cine y la televisión (como el caso de Harvey Weinstein).

En la edición número 75 de los Golden Globes Awards decidieron rechazar al presidente Donald Trump, de manera muy diplomática, pues las figuras de Hollywood se abstuvieron de hacer referencia directa hacia él, salvo en algunas bromas del presentador Seth Mayers.

Sin embargo, el abuso sexual, el acoso, la discriminación, la igualdad y la diversidad fueron los ejes centrales, en los que se consolidó la cinta Tres Anuncios a las Afueras (Three Billboards Outside Ebbing, Missouri) llevándose a casa 4 estatuillas, Lady Bird en mejor fotografía, mientras que James Franco fue premiado por su papel en The Disaster Artist.

En las categorías de televisión, The handmaid’s tale y The Marvelous Mrs. Maisel se alzaron como mejor drama y comedia, respectivamente. Pero el punto culminante de los premios sin duda alguna se lo llevó Oprah Winfrey al aceptar el premio Cecil B. DeMille, en el que con una voz elocuente, incluso alzó al movimiento #MeToo. (Ya algunos piensan en ella como la próxima presidente de Estados Unidos.)

Natalie Portman, también abrió el debate en uno de los momentos más autocríticos de la noche, justo después del discurso de Winfrey cuando presentó el premio al mejor director y señaló que todos los nominados eran hombres.

Además se mencionó la importancia de la libertad de prensa, gracias a las nominaciones de la cinta The Post y la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood anunció su contribución de $1 millón al Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ) que lideró #PanamaPapers y #ParadisePapers y al Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ).

Trump y sus partidarios han respondido en el pasado a los que protestan en la premiación, ejemplificando el elitismo e hipocresía de Hollywood, aunque en esta ocasión los actores parecían manejarse con cautela ante los comentarios políticos emergentes como el lanzamiento del libro Fire and Fury, los últimos tweets de Donald Trump o el movimiento #MeToo.

La esperanza de una coyuntura social y cultural en donde se genere un cambio, fue el motor de aquellos que ganaron e incluso no dudaron en seguir utilizando sus plataformas para presionar por ello.

Malala y la fortuna de tener un padre feminista

La estudiante, activista y ganadora del Premio Nobel en 2014, de origen pakistaní, Malala Yousafzai, que ha tenido que sortear grandes adversidades por su derecho a la educación e incluso fue agredida gravemente por ello, estuvo de visita en la Ciudad y se reunió con jóvenes mexicanos.

La gran figura detrás de esta mujer valiente y emocional e intelectualmente privilegiada es su padre, Ziauddin Yousafzai, un héroe y un gran apoyo. Según la cultura, la religión y las costumbres de su lugar de nacimiento, su destino se encontraba marcado ante un ambiente sumamente conservador y machista.


¿Qué habría sido de Malala sin esa guía? Sin un padre que se dedicaba a fundar escuelas para niñas, un poeta que defendía los derechos de las mujeres, un hombre que celebró el nacimiento de su hija, en una cultura donde solamente se festejan los nacimientos masculinos.

La mujer líder de hoy que brinda conferencias y alienta al mundo con mensajes esperanzadores frente a naciones enteras es el resultado de un hombre que creía en las mujeres, y aunque tenía a todo el mundo en contra, lo tenía a el, y eso para una niña es lo único que cuenta. En su libro reitera como su padre solía decirle: -Yo protegeré tu libertad, Malala, sigue tus sueños.-

Su primer encuentro en la Ciudad de México fue en el Instituto Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe, en el marco del evento”Líderes del Mañana”, que debido a adversidades climatológicas se realizó un poco más tarde de lo planeado. Ante estudiantes y profesores conversó acerca de la importancia de la educación, la equidad de género y la paz entre las naciones.

“Algunas mujeres, en algunas sociedades, no saben que tienen derechos, saben que son rechazadas, pero no saben que tienen el derecho a no ser discriminadas”, dijo Malala Yousajzai ante cientos jóvenes y profesores, de acuerdo al sitio ‘Animal Político’.

Después sostuvo un encuentro con Enrique Peña Nieto, en la Residencia Oficial de los Pinos, donde el presidente se comprometió con la Fundación Malala para colaborar juntos por el empoderamiento de las mujeres.

Finalmente se dio cita en el evento de México S. XXI siendo la primera invitada en presentarse en el Auditorio Nacional ante más de 10,000 becarios. Durante su participación aseguró ser una chica bastante normal, resaltó la importancia de las redes sociales y pidió combatir el bullying.

Además habló del proceso, que no fue fácil, que pasó para ingresar a la Universidad de Oxford, pidió a los asistentes “ser líderes, y no esperar a que alguien más haga las cosas.”

“Todo mundo recibe mensajes negativos, si ustedes respaldan un comentario vengativo se comportan como ellos. Si una persona que de alguna manera te dice algo, que no consideres correcto, ¡olvídalo! Que no es el mundo, es una sola persona y sólo una persona no representa el mundo”, planteó.

Señaló que en México a pesar de la existencia de leyes que garantizan la educación, aún existen millones de niños que no asisten a la escuela, su sueño es que “en 10 años ya no haya niños sin educación.”

Te compartimos algunas de sus frases más inspiradoras durante su visita a nuestro país:

“Con frecuencia hay muchos desafíos para las mujeres y otro problema es que las mujeres no avanzan, no creen en sí mismas, las mujeres y las niñas tienen que creer en sí mismas, creer que pueden hacer todo, alguna vez yo dije que los hombres y mujeres son iguales, pero son más poderosas que los hombres”.

“El odio que existe es inaceptable, debe ser inaceptable, daña mucho a los individuos, daña el corazón, a las personas y no podemos vivir una vida plena, así que yo diría que saquen el odio de su corazón en contra de religión o culturas y que sepamos de las historias de otras personas”.