“Es nuestro turno”: Claire Underwood, en su temporada final.

Por: Aída M. Castillo.

House Of Cards es un drama político de Netflix que fue pionero en varios aspectos; se trató de la primera serie original del servicio de streaming, la primera temporada fue una de las más costosas (100 millones de dólares asignados para su producción), también se convirtió en la primera producción para web en recibir categorías en los Premios Emmy además fue una de las primeras introducciones que tuvimos a episodios on demand.

Es una novedosa golosina para aquellos aficionados, como yo, a los entramados de la política, sus problemáticas e impactos desde, lo que suponía, una mirada más accesible a ella. Desde la relación entre la pareja más importante de una nación. Sin embargo, y para ser completamente honestos, para mí dejó de ser un deleite desde la cuarta temporada. ¿Por qué? Dejo de luchar por su propia y auténtica historia, y se dejo engatusar por cuestiones geopolíticas bastante complejas que aplastaron la trama original.

Con tantos giros creativos y nudos, la narrativa fue perdiendo su esencia e iba empalmándose a la obscena realidad de un Donald Trump como presidente electo de Estados Unidos. Casi olvidaron que precisamente, el entretenimiento es una válvula de escape ante el hastío que provoca la realidad. Volviéndose muy lenta e incluso pesada.

Cabe destacar que tras las acusaciones contra Kevin Spacey de acoso sexual en 2017, la continuidad de House Of Cards pendía de un hilo. Netflix estaba a punto de sacrificar una de las historias más importantes que había creado, sin embargo, Robin Wright dio un paso al frente y dijo: démosle un cierre (salvando así 2,000 trabajos involucrados).

Aunque pareciera que le están otorgando poderes feministas a Claire Underwood, no es así, porque ella nunca se ha interesado en el otro. Es egoísta, fría, calculadora, visceral y funciona. Incluso uno de las grandes escenas, donde una periodista le cuestiona si se arrepintió de no haber tenido hijos, ella revira contestando: ¿Alguna vez te has arrepentido de haberlos tenido? Mostrando una confianza que electriza.

La decisión de dejarla al frente del programa ha sido controversial e incluso muy criticada, por qué algunos seguidores prefieren defender a Spacey, antes de darle una oportunidad a Robin Wright como mujer presidenta de EE.UU.AA, quizás en una especie de misoginia inconsciente por disminuir un transparente y genuino esfuerzo de terminar la serie.

Al tratarse en la ficción de la pareja presidencial, elevaron aspectos íntimos e importantes de una relación en donde, tanto Frank como Claire, buscaban libertad y poder; y aunque a veces parecía que iban en diferentes direcciones siempre tenían el mismo destino. Ocurría que los dos personajes tenían una sed de poder casi inquebrantable y dispuesta a pasar por encima a quién los cuestionara.

El rol de Claire Underwood, aún ya con cargos en la política era sumamente minimizado. Me atrevería a decir que fue desde el principio piedra angular de la historia y no se le dio el lugar ni la transición que siempre debió; siempre demostró grandes habilidades de negociación, diplomacia y ser una adversaria bastante temida por sus contrincantes, aunque no lo hacía desde su poder e individualidad sino con y a través de Frank. Se sigue cuestionando la capacidad que tiene una mujer para liderar, negociar, para tomar decisiones análiticas que impactan a nada menos que, un país. En un lobby avasallado por hombres, blancos y heterosexuales.

Si algo nos enseñó House Of Cards, es lo fácil que es manipular a los medios de comunicación al servicio del poder (casi no pasa aquí en México…) y lo fácil que es aplastar investigaciones periodísticas de largo aliento. Además de exponer la realidad de la política: mentiras, traiciones, conspiraciones, cinismo, manipulaciones e incluso asesinatos son pan de cada día en el trabajo de joder al otro. De todo eso se puede hacer un deporte olímpico pero cada uno de nosotros TIENE QUE defender su destino.

Primeras imágenes de la sexta temporada de House of Cards con Claire Underwood al mando

La sexta y última temporada de  House of Cards está en camino, y Netflix ha lanzado el primer video de presentación y un primer vistazo de la galardonada serie.

 

La sexta temporada de House Of Cards cayó en territorio incierto a finales del 2017, luego de que Anthony Rapp acusara de abuso sexual a Kevin Spacey cuando tenia 14 años, a lo que Spacey emitió una disculpa pública por el incidente, pese a ello, Netflix puso en pausa el programa y después se dio a conocer que la sexta temporada continuaría sin la participación del actor.

House Of Cards Season 6

El avance compartido hasta el día de hoy lleva al público a un viaje a través de una concurrida Casa Blanca antes de llegar finalmente a la Oficina Oval.  Claire Underwood (Robin Wright) aclama “Recién empezamos” mientras se levanta de su asiento para dirigirse a la cámara.

Hasta ahora conocemos que tendrá sólo ocho episodios (a diferencia de los 13 capítulos de cada temporada), y que Claire será el personaje principal.

En 2013, House of Cards se convirtió en la primer serie original online en recibir múltiples nominaciones en los Primetime Emmy Awards. La serie ha recibido 53 nominaciones al Emmy hasta la fecha, con siete victorias (incluyendo el primer Emmy para un servicio de streaming con el triunfo de David Fincher por “Mejor Dirección para una Serie Dramática”. House of Cards recibió seis nominaciones a los Golden Globe y obtuvo dos victorias.

La histórica serie ha recibido 11 nominaciones a los Screen Actors Guild con dos victorias; un AFI Award; cuatro nominaciones a los Writers Guild Award  con un triunfo; dos nominaciones al BAFTA; cuatro nominaciones al Producers Guild Award; dos al Directors Guild Award y un Peabody Award, entre otros reconocimientos.

Anuncian fin de ‘House Of Cards’ en medio de escándalo sexual

La serie política que ha mostrado los más turbios entramados del poder y los medios de comunicación, demuestra cómo la fama y el poder es incapaz de enfrentarse ante todo, y es que, el día de hoy se encuentra en una pantomima y en una espiral de la que están a punto de caer, debido a un escándalo que persigue a uno de los protagonistas, Kevin Spacey.

El destino de la pareja más temida de las series de televisión será revelado en la sexta temporada. La producción, que ya está pleno rodaje, será la última entrega de la galardonada ficción, que se estrenará en 2018.

El medio especializado TV Line, citando fuentes de Netflix, ha asegurado este lunes que el fin de House of Cards se decidió hace meses y que la cancelación de la serie no tiene que ver con el escándalo que rodea a Spacey.

Aunque el timing es bastante extraño (sin querer sonar conspiracionistas) pues el anuncio se da un día después de que Kevin Spacey, fuera acusado por Anthony Rapp de acosarlo sexualmente en 1986, cuando Rapp tenía 14 años.

El protagonista de una de las series más exitosas del servicio de streaming: House Of Cards, publicó un comunicado horas después en su cuenta de twitter, donde asegura estar horrorizado por la historia, aunque también declara no recordar el incidente. Con una intención bastante clara, el actor trató de desviar el hecho, declarándose abiertamente homosexual.

En una declaración conjunta con Media Rights Capital, la principal productora de la ficción, Netflix, ha reconocido que ve con preocupación las acusaciones de Rapp. “Estamos profundamente preocupados por las noticias de anoche sobre Kevin Spacey”, han escrito ambas compañías.

“En respuesta a las revelaciones, los ejecutivos de ambas empresas llegaron a Baltimore esta tarde para reunirse con nuestro elenco para asegurarse de que continúan sintiéndose apoyados. Como se programó anteriormente, Kevin Spacey no está trabajando en el set en este momento”, han añadido.