“Las niñas bien”, espejismos de la élite mexicana que perdió posición, poder y dinero.

Por: Aída M. Castillo

Una de las mayores crisis económicas y sociales por las que ha atravesado México, fue durante la administración del ex presidente, José López Portillo, allá en los 80, debido a la grande deuda externa el Banco de México se apartó del mercado de cambios; el precio del petróleo, al que se le estaba apostando enormemente carecía de visión y sentido, se otorgaban préstamos poco responsables, y una enorme corrupción dieron como resultado, no solo un desplome en los precios del oro negro, sino también una devaluación del 400% de la moneda nacional. Tras esa breve lección de historia que no debemos perder de vista, pues: un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla. Te contamos de una película que ha representado a México en festivales como Toronto Film Festival y ha sido bastante aplaudida.

“Defenderé al peso como un perro”

Sostuvo durante su gestión, José López Portillo, respondiendo a rumores de una inminente crisis que sucedió.

La película “Las niñas bien”, dirigida por Alejandra Márquez Abella, brinda una versión de esta amarga crisis inspirada en la obra periodística de Guadalupe Loaeza del mismo nombre, lo hace desde la óptica de aquellos que están a punto de perderlo todo. De lo que ahora se denominaría como “los fifís”, esta clase social que -a veces- percibimos como frívola,pues incluso en las comedias ligeras así se representan, aunque, si los vemos un poco más de cerca y de manera más empática, han aprendido a camuflajearse entre esos círculo social de alta alcurnia, escondiendo sus problemas y manteniendo las apariencias, cueste lo que cueste. Pues estar jodido nunca resulta algo interesante.

Durante la presentación a los medios abordaron la complejidad del clasismo y el impacto político que tiene.

Ciertamente llega en un momento político álgido, lleno de incertidumbre para muchos, pues en el subtexto denuncia, el enorme peso de querer pertenecer y aferrarse a una clase social, la opulencia casi obscena de unos, la desigualdad social y quizás lo más importante: el papel de las mujeres, que en este episodio de la historia se limitaba a ser “esposas trofeo” y “madres modelo”, aunque empezaban a incidir en la política, pues como mencionó, la actriz Cassandra Ciangherotti, esta fue la primera generación de mujeres que realmente se interesó por entrarle a la esfera pública.

Quizás te interese: ‘Las niñas bien’ de Guadalupe Loaeza llegarán al cine en 2018.

Aunque para las mujeres de esa época, sus principales aspiraciones eran simplemente “MMC” Mientras Me Caso, ya que su autonomía económica y social dependía única y exclusivamente de su vinculación con un hombre, que aunque la maltratará, la sostenía cuando menos económicamente y es aquí donde se desarrolla el nudo de la trama, pues vemos cómo el mundo se desmorona para Sofía (Ilse Salas) cuando empieza a perder estatus social, al tambalearse las finanzas familiares y ya no puede tener el estilo de vida que llevaba anteriormente, junto a su círculo social compuesto por: Alejandra (Cassandra Ciangherotti), Inés (Johanna Murillo) y Cristina (Jimena Guerra); Ana Paula (Paulina Gaitán), viene a romper el molde pues tiene la “fortuna” de casarse con un hombre a quién le está yendo bastante bien, sin embargo es “nueva rica”, y aunque existe cierta resistencia al principio a integrarla, como el dinero es “Don poder” la aceptan en su círculo.

Este es el póster oficial para su distribución a través de Cinépolis.

“¿Por qué eres tan pinche soberbia?” Le dice Ana Paula a Sofía en una monumental escena.

En los pósters de la película se lee: ¿Hasta dónde eres capaz de llegar por mantener tu estatus?

Resulta entonces, un retrato de una clase social privilegiada que la mayoría de las veces se percibe como frívola y tonta, aunque también la de una angustia universalmente conocida: la incertidumbre, también nos hace reflexionar con sutileza que desde lo cómodo, lo único conocido y lo que nos da poder, el status quo, difícilmente podremos obtener lo que en realidad queremos. La relación entre Sofía y Fernando (Flavio Medina) es violenta, pero es permitida por la dependencia económica que existe, Fernando ni se inmuta ante la presión y vergüenza que siente su esposa y prefiere hundirse en el alcohol, que realmente tratar de hacer algo explicito.

Alejandra Márquez Abella con “las niñas bien”: Ilse Salas, Paulina Gaitán y Cassandra Ciangherotti.

Márquez Abella, mencionó en conferencia de prensa, “todos sostenemos y mantenemos al sistema”, lo que quiso hacer al llevar a la pantalla grande a estos personajes es cambiar el tono; aseguró que tuvo miedo al filmar pues siempre pensó en comunicar al espectador que no es una apología al discurso sino una crítica, pero sobre todo un fenómeno que realmente quería entender. “No quiero ser panfletaria y simplista”, por lo que se apoyó en el lenguaje cinematográfico que permite complejizar discursos, “el texto está ahí y en el subtexto se puede construir una cosa robusta y compleja.“

“Ni siquiera las mujeres que están cerca del poder o del dinero, son mujeres poderosas.“ Es algo que descubrí con este proyecto.

Confesó Alejandra como descubrimiento al realizar esta cinta.

Ilse Salas también declaró que cuando la invitaron a participar, no se veía siendo “una niña bien”, y que no le interesaba entrarle al clasismo de la comedia ligera que se maneja en México. Sin embargo al conocer quién sería la directora y cómo querían abordar el proyecto, la atraparon. Pues se trata de un ejercicio de confrontar tus propios complejos y clasismo.

En exclusiva para The Hang Out, Alejandra Márquez Abella mencionó: “Yo creo que la película tiene mucho contenido feminista, habla de las mujeres y de la incapacidad de decisión que tenían en ese momento, me interesa retratar los asuntos que competen a las mujeres desde lugares sutiles y no panfletarios, no irnos a los blancos y a los negros, sino entrarle a la complejidad y al debate de que todos somos clasistas de algún modo, todos somos parte de este sistema.”

Esta es una película hecha por mujeres que cuestiona el patriarcado. En la imagen: Cassandra Ciangherotti, Johanna Murillo y Flavio Medina.

Un detalle exquisito de la presentación de este filme, es que mientras nos contaban del proyecto, las actrices y la directora respaldan “la ola verde” mediante pañuelos verdes atados a sus manos dándole un simbolismo aún más especial a su discurso.

Las niñas bien llega a cines el 22 de marzo.

‘Las niñas bien’ de Guadalupe Loaeza llegarán al cine en 2018

La versión cinematográfica del libro “Las niñas bien” de Guadalupe Loaeza, podrá ser vista a finales del próximo año.

En conferencia de prensa,  productores y protagonistas, se dieron cita en un restaurante de la colonia Roma, para festejar el cierre de grabaciones de esta versión, aprobada por la misma escritora del libro.

Será una película de época, es decir, situada en los años 80, expresó Rodrigo Sebastián González “Veremos la reacción de una ‘niña bien’ que le va mal, quisimos mostrar la perspectiva de estas chicas sin burla, con respeto y un poco de drama pero sin alabar o menospreciar su entorno, pues en ese entonces las mujeres no hablaban de política y su suerte dependía de que tan bien habían elegido a sus maridos”, expresó el productor.

Como son crónicas que incluyen distintas historias y personajes publicados en el periódico unomásuno, por Loaeza en los años ochenta, la guionista Mónika Revilla, los productores Rodrigo Sebastián González, Gabriela Maire y la directora Alejandra Márquez Abella trabajaron de manera ardua y en conjunto para darle contexto y lenguaje cinematográfico del cual nacieron cuatro personajes: Sofía (Ilse Salas), Alejandra (Cassandra Ciangherotti), Ana Paula (Paulina Gaitán) e Inés (Johanna Murillo.)

Guadalupe Loaeza que también asistió al desayuno-presentación del film se mostró muy feliz y declaró: “Veo realizado un sueño: mis ‘niñas bien’ cobran vida.”

“A mí me sorprende lo permanente. Me parece impresionante cómo este tipo de crisis sigue vigente, la desigualdad también sigue vigente y me parece una oportunidad increíble poder hablar de estos temas de una forma distinta”, dijo Márquez Abella.

En entrevista con The Hang Out, Guadalupe Loaeza declaró: “Esta clase social sí ha cambiado, antes decían nos vamos a ir a vivir a Estados Unidos, ahora están igual de temerosos, quieren que las cosas vayan mejor en el país; no sé a qué grado se sienten responsables, han surgido muchos empresarios filantrópicos que antes no se daba. El concepto de la filantropía no se daba, y ahora hay cada vez más,  y muchas de estas mujeres ‘niñas bien’ se ocupan de asociaciones sociales, son admirables y antes no tenían esas ocupaciones.“

Además con las elecciones del 2018 a la vuelta de la esquina comentó “Que no sientan su cartera amenazada porque entonces sí, comienzan a especular… están aterrados con la idea de que pueda salir López Obrador, no duermen en la noche.” Y también expresó ”Llevamos 18 años casi con este tipo de comentarios, de gente y de amenazas, yo creo que México necesita un cambio verdadero y fuerte.”

También nos compartió su visión de los hombres que crecen en la alta sociedad, “los niños bien siguen sin el menor gesto de solidaridad, caballerosidad, están muy mal educados estos muchachos. En cambio la mujer dice, bueno yo no quiero ser como mi mamá, no quiero ser como mi abuela, yo lo que quiero es tener un proyecto como tal, trabajar, ganar dinero y realizarme.”

La cinta será distribuida por Cinépolis.