Diego Luna da vida al “Jefe de Jefes” de la droga en Narcos: México

Por: Aída M. Castillo

La historia es de dominio público. Un joven impulsado con un destello de ambición insana en sus ojos, que es más inteligente, más brutal o más afortunado que sus rivales, asciende rápidamente a una montaña vacilante de dinero, cadáveres y sustancias adictivas. Entonces su apetito por el éxito lo supera y hay un ajuste de cuentas. De eso trata el mercado de la narco cultura en la narrativa audiovisual que se ha apoderado de la cultura del entretenimiento.

La romantización de la violencia y del estilo de vida de los narcotraficantes pueden seducir a cualquiera. De idolatrar a los violentos, de cómo los criminales más venerados y temidos han sorteado a la justicia, valiéndose de sus relaciones con las figuras en el poder para la continuidad de sus actividades ilícitas.

Narcos Hug GIF by NETFLIX - Find & Share on GIPHY

Esta glamourización de lo prohibido, alimenta las mentes de aquellos que aspiran a tener un ‘golpe de suerte’, una oportunidad en la ilegalidad, que les ha sido negada en los esquemas tradicionales del sistema económico y social actual.

Desde el 2015, Netflix dio un paso hacia adelante con Narcos, un drama centrado en la historia de Pablo Escobar y el nacimiento del Cartel de Medellín, el comercio de cocaína en Colombia y el imperio construido a raíz de la droga. 

Durante la segunda parte pudimos observar la caída de Escobar como amo y maestro del mundo criminal. Después presentaron una tercera temporada, esta vez centrada en el cartel de Cali, junto a su nuevo líder, Gilberto Rodríguez Orejuela, interpretado por Damián Alcazar, que brindó la fuerza narrativa para poder ahora hablar del punto culminante en la historia del narcotráfico, el surgimiento de carteles en México. (ubicados de manera casi estratégica para el negocio de la droga pero con efectos sociales terribles)

Ahora cuenta la historia de Félix Gallardo, “El Jefe de Jefes” el líder originario de Guadalajara, que ganó millones al unir a distribuidores de marihuana regionales en un cartel.

NARCOS MEXICO

Diego Luna protagoniza esta nueva entrega de un entretenimiento redondo para sus productores, pues se sabe consumido. Y se le suman al elenco nombres como: Tenoch Huerta, Joaquín Cosío y José María Yazpik, dando vida a personajes como Rafael Quintero, Don Neto, Amado Carrillo, que ya son parte del imaginario colectivo. 

La cereza del espectáculo es Michael Peña como el agente de la DEA, Kiki Camarena, quien llega a Guadalajara cuando la operación de Gallardo está ganando impulso, y está horrorizado por la insuficiencia de sus nuevos colegas. 

NARCOS MEXICO

La corrupción institucional que fue el telón de fondo de Narcos es aún más explícita aquí, ya que el ingenio de Camarena y el deseo obsesivo de justicia se repiten en la interferencia desde arriba, de la embajada de EE. UU. 

Michael Pena Narcos GIF by NETFLIX - Find & Share on GIPHY

Este es el comienzo de la guerra moderna contra las drogas, donde los oficiales de la ley que realmente quieren hacer cumplir la ley encontrarán que alguien en algún lugar tiene su pulgar en la balanza. 

Al principio, Peña interpreta la iracunda irritabilidad de Camarena por las risas, antes de llevar la dignidad y la tragedia a una búsqueda desesperada que asegura a Narcos: México, como un drama en capas con tintes político.

¡Diego Luna y Luis Gerardo Méndez quieren Privacidad!

Quizás después de ver la obra pienses dos veces antes de utilizar tu celular.

 

Después de tres meses de espera, el actor Diego Luna confirmó su regreso a los escenarios teatrales en territorios mexicanos con la adaptación de “Privacy”, coescrita por el británico James Graham y Josie Rourke. La obra tuvo su estreno mundial en Londres en el 2014, y año pasado tuvo su versión estadounidense protagonizada por Daniel Radcliffe.

Inspirada en las revelaciones hechas por Edward Snowden, excontratista de la CIA, brinda un vistazo a la inseguridad a la que estamos expuestos en la era digital a través de la vida de un hombre (personaje que alternarán Diego Luna y Luis Gerardo Méndez) y los rastros que va dejando.

La puesta en escena es dirigida por Francisco Franco, quien a través del contexto de la vida moderna, donde las personas usan el teléfono celular despreocupadas de que los gobiernos y las grandes empresas utilizan tecnología para recabar información, invita a la reflexión en una comedia sobre la evolución de las relaciones humanas.

Aunque parece un escenario desolador y desesperanzador o pesimista, en realidad es esperanzadora y nos recordará que la tecnología es una herramienta de comunicación, que nos debe servir a nosotros y no viceversa.

También participarán en la escena Alejandro Calva, Karina Guevara, Luis Miguel Lombana, María Penella y Antonio Vega. La adaptación de la obra estuvo a cargo de María Renée Prudencio.

Será el próximo 5 de octubre cuando el Teatro de los Insurgentes se vista de gala, para el estreno de esta gran producción.