‘Osmosis’ nos replantea la idea del romance y la otra mitad, con guiños de ‘Black Mirror’, ‘Her’ y ‘Maniac’

Osmosis es una serie francesa que explora los paradigmas del amor y la tecnología, y sorprende de manera bastante grata.

Todos fantaseamos con algo, ya sea el poder, el dinero, el éxito, la felicidad o el amor y aunque parece que encontrar el amor es más fácil que obtener fama mundial, podríamos pensarlo dos veces en esta sociedad hipermediatizada, consumista y estereotipada.

La nueva propuesta de Netflix, habla no solamente de encontrar a alguien con quien compartir un buen rato, sino a tu científicamente comprobada alma gemela.

Perfect Match, cuestiona la monogamia y la exclusividad sexual (La competencia de Osmosis en la serie)

Paul Vanhove (Hugo Becker) y Esther Vanhove (Agathe Bonitzer), son hermanos, empresarios y científicos visionarios, que buscan capitalizar la idea del alma gemela y exprimir ese fantasma del amor romántico, que a todos nos persigue, mediante su tecnología llamada “Osmosis” que revela tus recuerdos, deseos inconscientes, pensamientos y emociones, mediante un implante cerebral, que después del reconocimiento te presenta el rostro de tu alma gemela y su ubicación.

Funciona a través de un tatuaje luminoso en el antebrazo conectado al cerebro. Cuando estás lejos de tu alma gemela, lo único que tienes que hacer es tocarlo para conectarte en otro plano de la realidad con él o ella y disfrutar de un momento de intimidad para así continuar tu día con el mejor de los ánimos.

Si la ciencia pudiera darte al amor de tu vida, ¿dirías que sí?

Osmosis podría tratarse solamente del romance, pero las personas no se definen por una sola narrativa simple, incluso si se inyecta directamente en sus cerebros. Envuelta en una trama romántica familiar, los espectadores pueden expandir mentalmente a algo más adecuado para sus propios intereses, desde el melodrama familiar hasta el espionaje industrial.

“Ninguna generación ha estado tan conectada, y sin embargo, se ha sentido tan aislada. Estamos discapacitados emocionalmente,” 

mencionó Julius Berg, director de la serie durante una conferencia de prensa.
Los dos hermanos son seres que han carecido de amor y buscan capitalizarlo.

Pero el drama real de Osmosis sugiere que las personas no encajan tan bien en el algoritmo de Paul, puede pensar que la capacidad de encontrar un alma gemela transformará a la humanidad de manera irrevocable, pero su hermana no está de acuerdo. Esther, el genio de la tecnología detrás de Osmosis, no tiene ningún interés en el romance. Cuando ella quiere sexo, ella se sumerge en una simulación de realidad virtual. Ella afirma a Paul que ya tiene dos almas gemelas que ocupan todo su tiempo: el mismo Paul y su madre vegetativa y hospitalizada. De hecho, Esther espera usar la tecnología de Osmosis para revivir a su madre, justo como tres años antes, ella revivió a Paul de un estado similar, que es cómo realmente surgió la tecnología.

En algunas escenas incluso podemos recordar “Her”, aquella película que también habló del amor y la tecnología.

La tecnología en Osmosis no crea una distopía o una utopía en sí misma. Es solo una herramienta, y diferentes personas proyectan diferentes sueños y temores sobre ella, para bien o para mal. Lo que nos hace reflexionar sobre nuestro verdadero concepto de amar, que nada tiene que ver con la tecnología sino con nuestra propia humanidad.

¿Qué sucede si conoces al amor de tu vida pero tú para él o ella no significas nada? ¿Qué tal que no tienen nada en común por mucho que tu cerebro indique que deben estar juntos? El destino y la suerte quedan fuera de esta tirada de dados, pues ha sido intervenido por la tecnología, así que la esperanza está sujeta a tus encantos personales… Pero, ¿no fue por eso que se creó Osmosis, para resolver la incapacidad social de las personas?

La serie presenta muchas paradojas de este tipo, pero la principal es que el amor es escurridizo, cruel y volátil, se queda cuándo, cómo y con quién desea, sin importar toda la tecnología y los esfuerzos sobre humanos.

¿El ser humano soportaría un estado de felicidad permanente?Todas estas cuestiones giran en torno a la trama desde el primer capítulo. La moralidad que siempre acompaña cualquier avance social, tecnológico o humano. La serie narra también el punto de vista de quién considera innecesaria este tipo de tecnología, por mucha conexión que terminen teniendo con otra persona.

Por ejemplo, el probador de Osmosis, Lucas (Stephane Pitti) no está tratando de encontrar un amor verdadero, sino de reafirmar su relación estable. Lucas espera que Osmosis le dé respuestas, pero también podría tratar de resolver sus problemas escribiendo: “¿Debo romper con mi novio?” en Google. El dispositivo puede proporcionarle información potencialmente relevante, pero no puede controlar su comportamiento, tomar decisiones o resolver problemas personales que no comprende completamente.

Ese nivel de matices y conciencia hace que Osmosis sea reflexiva y refrescante.

Esther no es la única que no quiere construir su vida alrededor del amor romántico. Uno de los sujetos de prueba, Ana (Luna Silva), se presenta como el estereotipo desesperado por el amor, podría ser aburrido e insultante, excepto que resulta que está más interesada en la política que en el amor, y participa en el test por razones propias, aunque ya después, entra en un conflicto existencial al querer jugar para los dos bandos.

Osmosis es provocadora, te incita a reflexionar y se perfila en el aire de la ironía. Se basa en el conocimiento de la audiencia sobre el desafiante mundo de las citas y en lo cínico que se está convirtiendo la raza humana con la elección de la “otra mitad”. También existe un profundo sentido de corrupción corporativa que corre por las venas de la historia, lo que representa el miedo. El avance de la tecnología y cómo puede dañar a la humanidad en el futuro, temas tan presentes en series como Black Mirror o Maniac.

Black Mirror Bandersnatch, la peli interactiva de la serie

Por: Aída M. Castillo

Cuestionar los límites entre la tecnología y la realidad, es la premisa desde que inició en 2011 , Black Mirror, historia británica que se ha convertido en referente por las expectativas y la materialidad de lo impensable.

Black Mirror GIF - Find & Share on GIPHY

Black Mirror: Bandersnatch, Netflix sorprende con tráiler de la mítica serie ahora en película.

No hubo quinta temporada, pero anunciaron algo mejor y ahora lanzan el tráiler de una película llamada “Bandersnatch” que cuenta la historia de un joven programador que cuestiona la realidad, en 1984, mientras adapta un videojuego y se enfrenta a un desafío mental.

La plataforma de streaming online se ha caracterizado por continuar tramas que se habían dejado en el limbo y les ha dado un impulso que les ha llevado a posicionarse en Premios Emmy y Globos de Oro, como sucedió en julio pasado, 

Ahora sorprende con un filme que supone la interacción entre espectador y trama que le da un giro bastante prometedor con la trama acidita que ya conocemos. La historia será protagonizada por Fionn Whitehead (Dunkerque) y dirigido por David Slade, que ya había participado en Metalhead (la serie que da nombre a este nuevo título).

El final interactivo por lo comentado en sitios especializados resulta todo un reto, pues suponen más de 312 minutos de metraje, es decir unas 5 horas de película, en donde podremos elegir el rumbo de la aventura.

Los mejores compañeros para maratonear con Netflix: tienen cuatro patas y un gran corazón

 

El amor hacia nuestras mascotas ha llegado a niveles épicos: desde taxis exclusivos para animales en Mumbai, permisos de ausencia laboral para atender a tu perro en Italia y hasta pavorreales como animales de apoyo emocional en Estados Unidos… así que no es una sorpresa que nuestros amigos de cuatro patas (o de dos) se hayan infiltrado también en nuestros hábitos de entretenimiento. De acuerdo a una nueva encuesta lanzada hoy por Netflix, cuando se trata de ver la televisión, la mayoría de los mexicanos (56%) opina que sus mascotas son el mejor compañero para maratonear.

Aceptémoslo, ver una serie con otra persona puede tener algunas desventajas: corres el riesgo de que te spoileen o te engañen. Las mascotas, en cambio, no acaparan el control remoto ni juzgan tus gustos de entretenimiento (bueno, quizá a veces) y son los compañeros perfectos para acurrucarse: el 86% de los mexicanos ve Netflix con su mascota por la compañía. El 40% ha buscado consuelo con sus amigos peludos durante una escena triste o de terror y el 18% ha conversado con sus mascotas sobre la serie o película que están viendo.

Aunque debemos advertirte que maratonear con tu mascota también puede ser algo complicado. Una cuarta parte de los encuestados en el país (24%) se ha movido de su posición original para que su mascota esté más cómoda, el 34% los ha sobornado con premios para ver un poco más y algunos (8%) incluso han dejado de ver una serie porque a su mascota no le gustó. Sin embargo, acurrucarse juntos hace que todo valga la pena.

Pero, ¿cuáles son las series que traen a todos ladrando y maullando alrededor del mundo? Los que tienen perros tienden a seleccionar dramas como Narcos Marvel – Daredevil. Los dueños de gatos prefieren series de ciencia ficción como Black Mirror Star Trek: Discovery; mientras que los amantes de las aves prefieren comedias como Orange is the New Black. La única serie que une a todas las especies del streaming es… Stranger Things (#JusticiaParaMews). #NETFLIXYGUAU

 

“The Handmaid’s Tale” y “Big Little Lies” las triunfadoras de los Emmy’s

La edición 69 de los Premios Emmy resultó histórica para la diversidad y la inclusión en la industria televisiva, pues la mayoría de las categorías ganadoras resultaron lideradas por mujeres. Lo que afirma que el mundo necesita más historias y personajes femeninos poderosos.

La gran triunfadora de la noche fue The Handmaid’s Tale coronándose con cinco galardones. Y sorprendiendo a todos, al arrebatarle el triunfo a las favoritas de la noche Stranger Things y Westworld, que se fueron a casa con las manos vacías.

  • Mejor serie dramática: The Handmaid’s Tale.
  • Director de serie dramática: Reed Morano, por The Handmaid’s Tale.
  • Actriz de reparto en serie dramática: Ann Dowd, por The Handmaid’s Tale
  • Guión de serie dramática: Bruce Miller, por The Handmaid’s Tale
  • Mejor actriz protagonista de serie dramática: Elizabeth Moss, The Handmaid’s Tale.

Siguiéndole muy de cerca, se encontró Big Little Lies, también con cinco premios, que se impuso a Fargo, Feud: Bette & Joan, The Night Of y Genius.

  • Mejor miniserie: Big Little Lies
  • Director de miniserie dramática: Jean-Marc Vallée, por Big Little Lies
  • Actor de reparto en una miniserie: Alexander Skarsgård, por Big Little Lies
  • Mejor actriz de miniserie: Nicole KidmanBig Little Lies
  • Actriz de reparto en una miniserie o película de TV: Laura Dern, por Big Little Lies

Veep consiguió su tercer premio consecutivo en la categoría de mejor comedia y se llevó dos premios a casa, gracias a Julia Louis Dreyfus premiada como actriz principal en una serie de comedia.

Mientras que uno de nuestros capítulos favoritos de Black Mirror, San Junípero fue reconocido en la categoría de Mejor miniserie y/o mejor película hecha para televisión además de Mejor Guión de miniserie y/o película concedido para Charlie Brooker.

Donald Glover se impuso como mejor actor por su creación, Atlanta, por la cual también ganó como mejor director.

En las demás categorías los ganadores fueron los siguientes:

  • Mejor actor de miniserie: Riz AhmedThe Night Of
  • Mejor actor de serie dramática: Sterling K. Brown, This is Us (Segundo Emmy del actor)
  • Guión de serie de comedia: Lena Waithe y Aziz Ansari por Master of None
  • Serie de conversación: John Oliver, por Last Week Tonight
  • Guión de serie de variedades: John Oliverpor Last Week Tonight
  • Actor de reparto de serie dramática: John Lithgow, por su interpretación de Winston Churchill en The Crown
  • Actor de reparto en serie de comedia: Alec Baldwin, por su imitación de Donald Trump en Saturday Night Live
  • Mejor programa de reality: The Voice
  • Director de serie de variedades: Don Roy King, por Saturday Night Live
  • Mejor programa de sketchesSaturday Night Live
  • Actriz de reparto en serie de comedia: Kate McKinnon, por sus imitaciones de Hillary Clinton, Kellyanne Conway y Jeff Sessions en Saturday Night Live que le suman dos Emmys.