‘Away’ – Reseña

‘Away’, un viaje emocional hasta Marte que nos hace repensar nuestra propia humanidad.

Por: Aída Madrigal Castillo

La carrera espacial era una utopía, hasta hace 50 años. Ahora que el ser humano ya ha alcanzado la luna… pone en la mira objetivos más ambiciosos, aunque eso ponga en jaque su propia existencia.

El ser humano quiere llevar su narcisismo hasta la última estrella de la galaxia, sin embargo el objetivo más cercano para ello, ha sido nuestro único satélite natural: La Luna. Ha sido tan anhelada, que incluso la Guerra Fría no se libró solamente aquí en la Tierra; el bloque occidental se disputaba contra el bloque oriental comunista para imponer su visión del mundo.

¿Qué sucede entonces cuando una persona trasciende a un lugar aún desconocido, como lo es el espacio exterior? Evidentemente elementos a los que estamos tan acostumbrados se alteran y el costo físico y emocional puede llegar a ser enorme.

Es justo lo que sucede en ‘Away’ de Netflix, donde se nos invita a reflexionar no solo los desastres que podrían suceder durante un viaje a un lugar al que no hemos llegado, sino también del precio que esto tiene en el propio desgaste humano.

Se trata de una serie de ciencia ficción que pudiera parecer lenta… sin embargo nos va llevando a la psique de cada uno de los integrantes de esta misión. Y es que, el equipo destinado está conformado por potencias que se disputan el liderazgo geopolítico: Emma Green, (EE.UU), Lu (China), Misha (Rusia), Kwesi (Gran Bretaña – Ghana) , Ram (India). Todas estas naciones que gastan millones en la industria armamentística, contra ellos mismos, tendrán que unirse y aprender a confiar y trabajar juntos.

Resulta interesante, analizar los valores tan bien trabajados de cada personaje y la nación a la que representa. Pues vemos por ejemplo a Emma debatiéndose entre su vida profesional y su familia, a Misha -un veterano férreo- exaltando el orgullo patriota, el honor y la disciplina mientras se enfrenta a sus propias limitaciones, a Lu retándose a si misma y entregando el corazón, aun cuando la tradición confuciana pesa y dar nietos es una obligación en su país y una discriminación la acecha ferozmente. A Kwesi aferrándose a su religión y brindando esperanza a sus compañeros, mientras que Ram busca cumplir aquellas inquietudes que alguna vez compartió con su hermano.

¿Qué le sucede a una persona cuando trasciende a un lugar aún desconocido como el universo? Se altera el entorno al que estamos acostumbrados, y eso repercute en nuestra propia salud física y mental.

Ceguera espacial, ciencia ficción, contenido humanista…

¿Por qué deberíamos preocuparnos más por Marte que por nuestro propio planeta?

Por supuesto que deberíamos preocuparnos por los imperativos sociales. Pero solo en los EE. UU., Gastamos un billón de dólares cada año en el ejército, y principalmente en caso de que los países representados aquí decidan volar unos a otros de la faz de la Tierra. Esta misión costó una fracción de eso, ya que trabajamos juntos, reutilizando esas mismas herramientas de destrucción para el descubrimiento.

Emma Green (Hilary Swank) aterriza a Netflix con una misión desgastante física y emocionalmente: llegar a Marte. Esto será un viaje para lo cuál fue entrenada durante tres años, junto a otros 4 astronautas del planeta en un plan llevado a cabo por la NASA, pero en el que las potencias no quieren quedarse atrás, pues China quiere ser la primera en pisar Marte, mientras que Rusia ve con recelo la tarea. En cada capítulo podremos observar cómo se va moldeando la capacidad de supervivencia de cada tripulante de la nave. Con crisis surrealistas pero con respuestas aún más, la serie busca darle un poco de confort y esperanza al espectador en estos tiempos inciertos.

Si bien es cierto, que ya tenemos toneladas de ciencia ficción espacial, lo cierto es que está serie nos muestra el lado humano de aquellos que dejan la tierra en busca de otros planetas. Aquel temor de perder contacto, con lo que uno más quiere. Para algunos podría parecer lenta, sin embargo el ritmo de la serie es emocional y eso se refleja en cada elemento que aparece o desaparece en pantalla, que junto a la música podrán tener al espectador entretenido, al menos durante seis episodios de 60 minutos.

Los ojos no son la única forma de ver, no se trata de fe en Dios. Se trata de tener fe el uno en el otro.

Señor Dios, te agradecemos por unirnos a los cinco y te pedimos humildemente que nos lleves sanos y salvos a casa. Llévanos ahora a través de este crisol de fuego para que podamos mostrarle al mundo que hay un mundo mejor, un mundo más allá de la división, la confusión y el miedo. Descubramos un mundo más allá del miedo. Amén.

La belleza de ‘Away’ es rescatar el sentido de comunidad, “de confiar en el otro”, que es lo que nos permite trascender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s