On screen

Nadie puede borrar quién eres, el amor no tiene cura. “Boy erased” Review

¿Hasta qué punto pueden borrar tu identidad? ¿Hasta dónde puede llegar el auto engaño y la culpa por complacer a tu familia?

Por: Aida Madrigal Castillo

Quizás deberías darle un vistazo a Boy Erased, la nueva cinta de Joel Edgerton que ha sido censurada en algunos países pues habla de las “terapias” que buscan curar la homosexualidad.

La ignorancia, el auto desprecio y la homofobia internalizada nos pueden llevar a reprimir todo aquello que simplemente es mal visto. En la historia Jared (Lucas Hedges) se disculpa ante sus padres Marshall (Russel Crowe) y Nancy (Nicole Kidman) por tener pensamientos hacia los hombres. Lo que sucede entonces al ser el único hombre de una familia profundamente religiosa, sus padres, lo chantajean y manipulan para que acepté que algo está mal con él y que debe ser “reparado”, por lo que lo inscriben a un programa de conversión.

Russel Crowe y Nicole Kidman actúan de manera magistral en sus personajes.

“Finge, hasta que lo logres.” Es una de las frases que se repiten a lo largo de la película.

Basada en las memorias del mismo nombre de Garrard Conley, Boy Erased usa flashbacks como dispositivo de encuadre para la historia de Jared, dejándonos entrar en experiencias que dan forma al momento que experimenta en la actualidad. (Es una técnica empleada recientemente por Beautiful Boy, lanzada hace apenas un par de semanas).

A través de este ritmo serpenteante, poco a poco empezamos a conocer a Jared como estudiante de último año de secundaria en Arkansas. Más tarde, en la universidad, explora su creciente amor por la escritura y desarrolla dos relaciones significativas: una traumática y la otra dulce.

El autor del libro ha comentado en varias ocasiones que probablemente no estaría vivo, de no ser por el amor y apoyo de su madre.

Esas escenas se intercalan con la rutina actual de Jared: los días pasados ​​inscritos en un centro llamado “Love in Action”, dirigido por Victor Sykes (Joel Edgerton), donde se le pide que complete un “genograma”, indagando la historia de su familia con “comportamiento pecaminoso” como promiscuidad, alcoholismo, ludopatía, enfermedad mental, aborto y, por supuesto, atracción hacia el mismo sexo, intentando rastrear el origen de su homosexualidad.

La gente te dice que puedes nacer gay, eso no es cierto. No puedes nacer homosexual, esto es una mentira. Ahora, soy un consejero y un pastor, pero ¿nací así? No es de comportamiento, se trata de una elección.

Victor Sykes les refuerza el autodesprecio a los participantes.
¿Crees en el diablo? ¿Se parece a mí?, le pregunta Xavier a Jared en una hermosa escena.

En el “refugio” lo primero que hacen es despersonalizar al individuo, afirmando que “ser gay es una elección”, que se puede revertir con perseverancia y fe, al mismo tiempo lo desvinculan de todo tipo de relación con cualquier persona del mismo sexo, le quitan sus pertenencias y le cuestionan sus pensamientos. Todo esto en secreto, pues una de las reglas es no contar lo que sucede en esta instalación; se les vigila de manera constante, se les ridiculiza, se les retiran objetos personales y se les cuestiona absolutamente todo, incluso se les “enseña” cómo ser más masculinos. Gary (Troye Sivan), entrena a Jared a fingir y a decir lo que los miembros de la secta quieren escuchar.

El catalizador de la difícil situación de Jared no se revela hasta casi la mitad de la película: un encuentro violento con su crush universitario (Joe Alwyn) hace que Jared sea expulsado. Al principio, lo niega, convencido de que no ha hecho nada malo (y, de hecho, no lo ha hecho). Pero habiendo dicho este miedo más profundo en voz alta, combinado con el trauma de su primera y única experiencia sexual, eventualmente lleva a la admisión Jared: “Pienso en los hombres. No sé por qué y lo siento mucho “.

Por increíble que parezca, aún existen padres que piensan que pueden cambiar la sexualidad de sus hijos.

Es la explotación de esas inseguridades, de esa fe, lo que Edgerton parece querer destacar. Él interpreta a Sykes como un imprudente vendedor de humo, un hombre que no piensa en las consecuencias del dogma de tonterías que está predicando. Y hay consecuencias, incluso cuando Jared logra atravesar el programa, otros no tienen tanta suerte.

Hedges retrata con maestría, las dolorosas expresiones de duda de sí mismo, de su fe, su educación y hasta de sus padres, dando vida a una persona a la que se le ha enseñado a creer que solo hay una manera de vivir (y que cree en ese camino), y vivir en constante conflicto por eso.

“No voy a fingir que odio a mi padre. 
No odio a mi padre.”

Y no creo que nadie sea responsable de mí, así que no veo cómo ayudará a elegir a alguien a quien culpar u odiar.

Aún así, me hubiera gustado que Boy Erased hubiera profundizado más en los sentimientos personales de Jared, llevándolo más allá de sus problemas. La película lo hace un poco en sus últimos momentos, especialmente en un encantador flashback, pero hace que el personaje se sienta distante durante gran parte de su tiempo de ejecución.

Aunque en México ya no se denominan terapias de conversión, aún existen los ECOSIG, los Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual e Identidad de Género que atentan contra la dignidad de las personas, por eso el mensaje de esta cinta es más urgente y relevante que nunca.

En México, 92% de los niños, niñas y jóvenes de la comunidad ocultan su orientación sexual por temor a ser agredidos.

Al final, el conflicto no se resuelve de forma clara y fácil. Jared comparte su historia y experiencias con sus padres, quienes lo aceptan a su manera. La escena en la que Jared afirma tranquilamente su identidad, que para entonces ha aceptado de manera amorosa, e invita a su padre a aceptarlo o no, es particularmente poderosa, pues muestra la enorme capacidad de perdón y de amor que existe en el corazón de Jared.

En ese sentido, Boy Erased se siente como una verdadera conversación, una invitación obligada para cuestionar nuestros propios prejuicios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s