On screen

Sharp Objects, (Final Review) las buenas historias se pueden televisar de manera magistral

Por: Aída M. Castillo

El final de Sharp Objects es un dulce tormento, que habla de.. ¿manzanas podridas de un buen árbol o de una buena manzana de un árbol podrido? 

Camille Preaker (Amy Adams) nuestra periodista atormentada pelirroja sexy favorita, salió casi victoriosa tras regresar a su pueblo natal en Wind Gap, donde estaba cubriendo una serie de asesinatos de adolescentes en la mini serie de HBO titulada Sharp Objects, un drama oscuro, roto y bien hecho.

Aunque desde el inicio se sospechaba de un varón, las cosas no siempre son lo que parecen. Fuimos testigos de una Preaker incapaz de relacionarse con alguien, que tuvo que enfrentar a su familia sumamente disfuncional y tóxica.

Adora (Patricia Clarkson) quien no se cansó de humillar y maltratar a su hija, incluso en una escena menciona con un cinismo digno de una psicópata: “nunca te amé”.

Su hermanastra Amma (Eliza Scanlen), que es un verdadero monstruo pues finge debilidad para ocultar su verdadera naturaleza, al igual que su madre y finalmente, Alan (Henry Czerny), que francamente brilla por su ausencia, es víctima y cómplice de Adora (cada que puede le restriega en la cara que es ella quien tiene el poder), en ningún momento aboga por sus hijas, aún cuando sabe el daño que les está haciendo.

SPOILERS

En la historia se va conociendo el trastorno de Münchausen por poder que sufre Adora y cómo ella mató a Marian; mientras que Amma ya vive acostumbrada a la sobreprotección de su madre e incluso se siente cómoda con sus cuidados, encuentra la manera de escabullirse con sus amigos por las noches; en una dualidad que francamente da miedo, pues vemos a una niña inocente y casta durante el día mientras que por la noche se transforma en una adolescente transgresora y verdaderamente cabrona.

El principal sospechoso de los asesinatos es John Keene (Taylor John Smith), un joven inestable a quien se le acusa de haber matado a su propia hermana y a la otra chica encontrada muerta, aunque la protagonista sabe en el fondo que es inocente.

Resulta fácil comprarse esta historia cuando se respira una atmósfera de violencia de las propias mujeres hacia sus pares, además de la estrechez mental pues viven entre machismo y superficialidad, ven a Camille no como alguien independiente y revolucionaria, sino más bien cómo una chica solitaria, rebelde e inestable que rompe el orden establecido en el pueblo, al hacer su dichoso reportaje.

Mientras todo esto pasa vemos como la periodista se anima a salir con el detective Richard Willis (Chris Messina) encargado del caso, aunque eso implique volverse vulnerable y comprometer una fuente.

El momento cumbre es cuando Adora enferma a Camille, aunque desde el principio ella se resistía, finalmente se siente “necesitada” por la hija que se le descarriló, que no aceptaba sus cuidados e incluso huyó para salvarse, lo que la hace sentirse como un jodido y auténtico pavorreal, su enfermedad le hace creer que es la única forma de demostrar cariño y atención.

Es aquí, cuando sumamente débil se enfrenta a la relación que más le hacía daño, la que tenía con su madre. Debatiéndose entre la vida y la muerte, sobrevive con la ayuda de su amigo y editor, Frank Curry (Miguel Sandoval) y de Richard.

Finalmente decide salvar a Amma, y se cuestiona, si su interés en hacerlo es por preocupación genuina o porque tiene miedo de ser como su madre, lo que no sabe es que ella es la verdadera asesina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s