On screen

“The handmaid’s tale” el drama que incomoda, arranca 2da temporada

The handmaid’s tale esta de vuelta con segunda temporada, más angustiante que nunca.

La serie de Hulu simplemente es una experiencia inquietante y perturbadora que incómoda ante una realidad que puede ser “no tan lejana”. En un país llamado Gilead, (anteriormente Estados Unidos) donde impera el cristianismo de ultra derecha, la infertilidad generalizada es una constante que cambia el panorama, pues las mujeres fértiles son utilizadas como moneda de cambio en familias poderosas, con elementos de terrorismo de estado como la propaganda y el control social, los grandes paralelismos con el conservadurismo que conocemos de opresión y antipatía en el mundo real se hacen presentes en la historia de June Osborne ahora conocida como Defred.

Durante la primera temporada de The Handmaid’s Tale observamos un guión apasionante, bien actuado y con excelente fotografía, que le mereció cinco Premios Emmy el año pasado en las categorías: mejor drama, mejor dirección, mejor guión, mejor actriz principal y mejor actriz de reparto.

Un tema destacado y de gran relevancia es el daño que las mujeres pueden causarse entre sí, pues cuestiona las formas en que ellas mismas participan en los sistemas que las explotan, aferrándose a un poder transitorio en los sistemas patriarcales.

Los aciertos creativos además del tono elegido para la creación de la serie, coincide con el sombrío paisaje que representa: un control sistemático y fascista sobre la propiedad de los cuerpos de las mujeres. Sin embargo, el poder que poseen estas mujeres reside en la capacidad de unión y sororidad que son capaces de aprovechar para simplemente: sobrevivir.

El mundo sexista y castigador que conjuró Margaret Atwood en su novela 1985 y la temporada uno de esta serie ganadora de un Emmy tan fuertemente evocada es, paradójicamente, tan inimaginable y tan creíble que observarlo, incluso desde una distancia segura resulta duro, pues Gilead es un lugar implacable para todos y la serie, como aquellos que establecen las reglas en esta sociedad, no tiene la intención de dar un respiro a los afligidos.

La narrativa de esta historia creada para la televisión por Bruce Miller será sorprendente en esta temporada, pues no estará respaldada por Atwood, aunque June (Elisabeth Moss) está decidida a reunirse con su hija, pero sobre todo a escapar de Gilead, aunque esto implique asumir riesgos bastante extremos.

Su visión de una distopía misógina en la que los hombres blancos dan el golpe y despojan a las mujeres más vulnerables, se relaciona perfectamente con las pesadillas de la democracia actual.

La serie nos muestra, lo que sucede cuando la sociedad civil cae por una pendiente resbaladiza, y nos recuerda que, en la vida real, todavía hay tiempo para detener nuestra propia caída del peligro de volvernos complacientes frente al extremismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s