On screen

Rampage: Devastación, acción y adrenalina pura con acentos pro animalistas

Rampage: Devastación se basa en el videojuego de mediados de los 80 de Bally Midway, que también inspiró de manera extraoficial a “Ralph el Demoledor” de Disney.

 

Bajo la dirección de Brad Peyton y la actuación de Dwayne Johnson, Naomie Harris, Malin Akerman y Jeffrey Dean Morgan, esta película de criaturas gigantes supone que la audiencia busca ver a “The Rock”venciendo todo tipo de obstáculos para salvar al mundo de su destrucción.

Llega a cines, semanas después de Tomb Raider, y Ready Player One y se trata de un intento de un gran estudio por alimentar el género de Hollywood basado en videojuegos. Sin embargo, esto sucede con una gran traba, mientras en el videojuego la interactividad radica en encarnar a uno de los tres personajes que destruyen la ciudad, la película de acción se enfoca en detener a dichos personajes bajo el liderazgo y la fuerza escénica que tiene Dwayne.

Dwayne Johnson, da vida al especialista en primates Davis Okoye de San Diego Wildlife Preserve, Davis comparte un vínculo especial con ellos y más con George, un gorila albino que rescató a los dos años y que le enseñó a comunicarse mediante señas, en el film tiene una compañera femenina, la Dra. Kate Caldwell (Naomie Harris) una científica carismática responsable de inventar la tecnología de edición genética.

Tras un accidente en una estación espacial donde se llevaban a cabo los experimentos de manipulación genética que resultó en la destrucción de la instalación, la fórmula de Caldwell cae a la Tierra, infectando a George, a un lobo Alfa en Wyoming y a un cocodrilo en el Parque Nacional Everglades. Davis devastado de ver a su amigo convertirse en un King Kong con fuerza descomunal, busca rastrear el antídoto antes de que los animales gigantes destruyen Chicago por completo.

La película se aleja diametralmente de su camino para justificar su extravagante arrogancia, además de mostrar una total indiferencia por las leyes naturales en todo momento. Pero Rampage: Devastación conoce a su audiencia, a los fanáticos de las escenas en las que un gorila, un lobo y un invencible cocodrilo pasean por los rascacielos de la ciudad y destrozan patrullas como si de Hot Wheels se tratara.

El director acierta en que los efectos visuales se integren bien con los escenarios, además hace de George, un personaje sensible y empático para que Davis intente salvarlo, punto extra para los responsables de las criaturas por una manera envolvente y fresca de presentar a tres especies que evolutivamente son tan opuestas, aun cuando los une un objetivo.

La estrategia de Peyton es coincidir el caos a gran escala añadiendo personalidad humana. Mientras que la actuación de Johnson se sostiene, el resto del elenco en ocasiones debe exagerar sus actuaciones para poder mantenerse vigente en la cinta. La preocupación por la vida silvestre y la conservación de la naturaleza es un tema bastante explotado en esta película y que hace que los animal-lovers agradezcan esta inclusión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s