On screen

Everything sucks! un poema a los 90’s (y no, NO tiene nada que ver con Stranger Things)

Si te has preguntado si deberías de ver Everything Sucks! pero piensas que es una copia de Stranger Things, deja que te digamos que estás muy equivocado. Es cierto, que la onda retro está de moda y las dos series originales de Netflix están inspiradas en el nostálgico pasado, pero acá te vamos a decir porqué son diferentes y porqué te urge ver Everything Sucks!:

  • Stranger Things se sitúa en los años 80 en el condado de Hawkins, Indiana, mientras que Everything Sucks! está ambientado en la década de los 90, en Boring, Oregon.

  • Stranger Things es un trama de ciencia ficción y fantasía, sus enemigos son los Demogorgon y fuerzas sobrenaturales; en Everything Sucks! no existen UpsideDowns, waffles Eggo o Winona Ryders, solo los altibajos de ser un adolescente en los 90 con canciones como The Mighty Bosstones, Ace Of Base, Oasis y Tori Amos.

  • Everything Sucks! es una mezcla de comedia, romance y drama familiar, precisamente la falta de equilibrio entre la comedia de payasadas y el drama desgarrador refleja exactamente cómo es ser un adolescente.

La historia sigue a Luke (Jahi Di’Allo Winston) y a sus dos grandes amigos Tyler (Quinn Liebling) y McQuaid (Rio Mangini) que han decidido comenzar la secundaria en el club de Producción audiovisual (enemigos del club de teatro) pero que ese choque se transformará en una gran colaboración. Mientras tanto, la protagonista femenina del show, Kate Messner (Peyton Kennedy), logra una representación dulce y reflexiva de una adolescente confundida por su sexualidad y que está afrontando la pérdida de su madre.

El programa explora dinámicas familiares complicadas, y las dos personas adultas resulta que son padres solteros, Ken Messner (Patch Darragh) el padre de Kate, que es director de la escuela secundaria Boring y Sherry O’Neil (Claudine Nako) la madre de Luke que es aeromoza y no puede pasar el tiempo que quisiera con su hijo, se muestra el efecto que tiene esta situación en ellos y en sus hijos.

La mayoría de los programas para adolescentes luchan con las líneas argumentales de los padres, son personajes unidimensionales o muy complicados que participan en historias aburridas. Pero el romance de Ken y Sherry es uno de los más encantadores e inesperados del espectáculo, y lo hace único.

Aunque se lleva a cabo en los años 90, “Everything Sucks!” definitivamente no es el tipo de serie que se hubiera hecho en aquel entonces, y el día de hoy se aplaude por su frescura y la simple mirada al pasado. Además los episodios son sumamente cortos, con menos de 30 minutos de duración lo que hacen que la historia avance muy deprisa y ya estemos esperando una segunda temporada.

Chécala y cuentános qué te parece. netflix.com/everythingsucks

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s