On screen

Operación: Red Sparrow, no es sólo otra película de espionaje

Dominika Egorova (Jennifer Lawrence) se convierte de prima ballerina en espía letal en la adaptación del best sellerRed Sparrow escrito por Jason Matthews, ex-agente de la CIA.

En este thriller de espionaje con un elegante guión y que te mantiene al filo de la butaca, cada una de las escenas nos demuestran que nada es casualidad y todo es resultado de las decisiones que tomamos, en esta historia Dominika (Jennifer Lawrence) mientras se encuentra en uno de los puntos más altos de su profesión como bailarina profesional sufre un terrible accidente que culminó con su carrera en el teatro Bolshói; con un instinto protector similar a Katniss Everdeen en Los Juegos del Hambre, buscará proteger a toda costa a su madre (Joely Richardson), con quien vive y su modesto apartamento, gastos que cubrían la compañía de baile. Con un carácter temperamental y explosivo luchará con sus propios puños, y una agilidad mental extraordinaria mediante escenas llenas de acción en donde engrandecen una vez más, como lo hicieron en Atomic la astucia de las mujeres espías.

Ahora que sus días de baile han terminado acepta el ofrecimiento de su tío Vanya (Matthias Schoenaerts) que es director de la agencia de inteligencia externa de Rusia, la SVR (Servicio de Inteligencia Exterior) a realizar una misión, pero terminará convirtiéndose en recluta, llamados sparrows, armas en una lucha global por el poder en la Escuela Estatal #4, un campo de entrenamiento para seducir y manipular a los enemigos.

La película es más actual de lo que parece y es que la misión de Dominika, consiste en  acostarse con un empresario sombrío en una habitación de hotel que nos hace recordar el caso Harvey Weinstein.

Red Sparrow entonces se convierte en una feroz crítica al sexismo desde un escenario Mata-Hari. Se trata de una heroína a la que en este caso su propio tío, le ha cortado todas las opciones para salir adelante y la envía a una escuela de entrenamiento donde le enseñan a manipular, buscando las necesidades y vulnerabilidades del otro, al final ‘Tu cuerpo le pertenece al estado’ dice en un poderoso statement la matrona y directora de la Escuela Estatal #4, Charlotte Rampling.

Lawrence hace que su desnudez sea dramática, interpreta a Dominika como pudorosa y orgullosa al mismo tiempo. La película presenta una nueva relación con la sexualidad como una proyección popular de los tormentos que las mujeres han soportado, y hay un verdadero eco en eso, ejemplo de ello es: cuando James Bond se acuesta con alguien, es parte del deporte hedonista de la vida del espionaje, pero Dominika lo resiente e incluso visibiliza el acoso sexual. Ella tendrá que ‘curarse a sí misma de lo que encuentra repulsivo’, aunque no siempre es fácil saber cuando lo ha hecho, especialmente porque Red Sparrow parece más interesado en las ambigüedades de espías y contra espías que con los propios matices del personaje, que resultaría mucho más interesante y evitaría que cayera en algunos clichés propios del género del espionaje.

Su primera misión al salir de la Escuela Estatal #4 será acercarse a una persona de interés para el gobierno ruso Nathaniel Nash (Joel Edgerton), por lo que es enviada a Budapest para tener un encuentro ‘casual’ con Nash y aunque podría caer fácilmente en el estereotipo de dos espías de diferentes bandos que se enamoran, Dominika y Nash rápidamente descubren todo lo que hay que saber del otro y como su relación no se encuentra arraigada en pequeñas ilusiones, el filme te mantiene adivinando lo que se encuentra en juego, por lo que resulta emocionante e impredecible.

En cierto momento Dominika tendrá que decidir entre unirse con los estadounidenses para poder alcanzar la libertad individual y alejarse de una vida que no eligió o convertirse en una traidora a su patria y a su tío, quién “la ha estado protegiendo” y al fin dejar de pertenecer a la SVR de la que muy difícilmente podrá salir.

Resulta interesante que esta película de suspenso reviva tensiones de la Guerra Fría, pues aunque no se hace mención del presidente ruso Vladimir Putin, las corruptelas de su personalidad están impregnadas en cada personaje, y se muestra a los rusos desesperados por volver a ser una potencia ante un nuevo orden mundial, en un escenario globalizado donde las personas se venden a sí mismas gracias a la tecnología y el consumismo; donde el Estado reclama a los agentes sparrow haberlos nutrido y ahora les pide algo a cambio: aprender a sacrificarse por un propósito superior, a extenderte más allá de toda limitación y olvidarte de la moral sentimental con la que fuiste criado, es decir, dejar atrás toda humanidad posible.

PRODUCCIÓN:  20th Century Fox.

DIRECTOR: Francis Lawrence.

ACTUACIONES: Jennifer Lawrence, Joel Edgerton, Charlotte Rampling, Matthias Schoenaerts, Mary-Louise Parker, Ciarán Hinds, Jeremy Irons, Joely Richardson, Douglas Hodge, Thekla Reuten.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s