On screen

Todo o nada, apostar por el periodismo siendo mujer en los 60’s con The Post: los oscuros secretos del Pentágono

Por: Aída Madrigal Castillo

Steven Spielberg nos regala un homenaje y un alentador mensaje a aquellos que defendemos la verdad, aún en condiciones adversas como la era de la post-verdad y los hechos alternativos, pero sobre todo la inseguridad en el oficio periodístico con su nueva película The Post: los oscuros secretos del Pentágono, donde se une a los directores  que han retratado los grandes enfrentamientos que ha tenido el periodismo con el poder.

El director junto a Liz Hannah y Josh Singer, quienes son los guionistas de este film, construyen la trama con rigor y un ritmo irreprochable, lo que le da mayor credibilidad a la historia y a la construcción de los personajes con todas las presiones a las que se enfrentan.

La película se establece en 1971 en la redacción del periódico estadounidense The Washington Post, cuando Katharine Graham (Meryl Streep) tiene que tomar la decisión final de publicar documentos ultrasecretos, comprometedores e indignantes sobre la Guerra de Vietnam que fueron robados y copiados por el analista militar Daniel Ellsberg (Matthew Rhys).

El secretario de defensa de John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson, Robert McNamara (Bruce Greenwood) sabía en 1965 que la guerra no se podía ganar, pero continuaban enviando hombres al sudeste de Asia para matar, para mantener su reputación como potencia.

Sin embargo en la administración de Richard Nixon, The New York Times obtiene parte de estas comunicaciones internas y decide publicarlas, lo que enfurece al presidente y alegando que esa información es de seguridad nacional detiene la publicación de todo contenido referente al tema. Es aquí cuando Ben Bradlee (Tom Hanks) sabe que existe una oportunidad única de defender la libertad de prensa, si la Sra. Graham da el visto bueno.

Esa es la verdadera historia, una mujer de la alta sociedad a quien las circunstancias le han hecho llegar al puesto que tiene, pues su marido quien era el encargado, se suicidó, es la que tiene que tomar todas las decisiones importantes —en una época en la que las mujeres de política ni hablaban— tiene que hacer frente a un consejo machista y lo hace de manera impecable.

De hecho, es precisamente ella quien tiene vínculos personales mucho más cercanos con la CIA, el Pentágono y otras entidades en el gobierno dirigidas por la élite de Beltway, incluso es amiga de McNamara, lo que hace que la decisión sea aún más complicada.

The Post tiene la suerte de estar en carteleras en un momento histórico en donde existen más mujeres que toman la batuta y dan un paso adelante, que no se doblegan ante las presiones y tampoco se dejan someter a los poderes fácticos.

Photo Credit: Niko Tavernise.

Suena increíblemente utópico para nuestro país por la inseguridad con la que nuestros colegas realizan sus investigaciones, pero sin duda alguna, es un llamado de atención a la sociedad y a la importancia de estar bien informados. Pues tal como se dice en una parte de la película:

Los periódicos son el primer borrador de la historia.

En México existen agresiones y asesinatos a periodistas cuando realizan investigaciones que no convienen al poder, aquí no existe primera enmienda, ni tribunales que ejerzan justicia, pero lo que sí existe es la necesidad de una prensa libre e independiente, reporteros que buscan la verdad y a veces la pagan con su propia vida, académicos que analizan el panorama mexicano y cómo poder mejorarlo, existen creyentes de la verdad y eso, es lo que jamás debe perderse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s