On screen

Guillermo del Toro nos muestra el amor y la belleza “del otro”, en su cinta más reciente

“The shape of water” o “La forma del agua” es la nueva película del mexicano, Guillermo del Toro, que desde su exhibición en distintos Festivales Internacionales de Cine, como el de Toronto o el de Venecia, le han hecho acreedores a grandes reconocimientos de críticos del mundo cinematográfico, el último de ellos como Mejor Director en los Golden Globe 2018, la cinta llega este viernes a 1.200 salas de cine a nivel nacional.

La historia es una fábula romántica ambientada en 1962 en Estados Unidos, con la Guerra Fría como contexto. Elisa (Sally Hawkins) es una solitaria trabajadora de un laboratorio secreto del gobierno, es muda y encontrará en una criatura submarina que está siendo estudiada, una complicidad que jamás había sentido ni con su mejor amigo un extrovertido pintor (Richard Jenkins) o su simpática compañera de trabajo (Octavia Spencer) que hacen frente a Strickland (Michael Shannon), el jefe fascista que compra un Cadillac pues representa “el futuro”, este personaje quizás el verdadero monstruo, y es que Strickland, es un aislacionista intencionalmente ignorante.

Foto: Fox Searchlight Pictures. © 2017 Twentieth Century Fox Film Corporation

Elisa dice en un momento de la película -Cuando me mira, de la manera en que me mira, no sabe que estoy incompleta- y esa la mejor definición de amor, que ha encontrado el director a sus 53 años.

Para entender el contexto de la película hay que recordar que en 1962,  y pese a que las cosas parecían estar en calma, pues la gente tenía dos automóviles en el garage y una televisión en cada sala de estar, todo se estaba desmoronando, pues la Segunda Guerra Mundial había dejado bastante desmoralizada a la gente. “Fue un momento divisivo para cualquiera que no fuera del género correcto o de la raza correcta”, dice del Toro.

Michael Shannon, Sally Hawkins y Octavia Spencer. Foto: Fox Searchlight Pictures. © 2017 Twentieth Century Fox Film Corporation

The Shape of Water incluye una subtrama que sigue a los espías rusos en los Estados Unidos, pero la historia es claramente una alegoría sobre la América contemporánea. “Nunca hago fantasías escapistas”, dice del Toro. “Y la mejor manera de contar una historia sobre nuestras vidas actuales es encontrar un paralelo en el pasado”.

Sally Hawkins y Richard Jenkins. Foto: Cortesía 20th Century Fox.

A través de señales y una paleta de colores verdaderamente original, los personajes se revelan aún más, por ejemplo, la casa suburbana de Strickland está tan iluminada que se siente opresiva, mientras que el pequeño apartamento de Elisa tiene una paleta acuática que refleja su deseo de estar bajo el agua. Una vez que ella y la criatura consuman su relación, ella comienza a usar rojo, un color que, para Del Toro, representa “el cine y el amor”.

Doug Jones y Sally Hawkins THE SHAPE OF WATER. Foto: Fox Searchlight Pictures. © 2017 Twentieth Century Fox Film Corporation

Guillermo del Toro explicó que éste misterioso y fascinante ser “ejemplifica al otro”, pues actualmente vivimos demonizando a los demás, y la sociedad nos dice a quién debemos temer. El mundo lo dividen en “ellos” y “nosotros” con etiquetas como raza, religión, preferencia sexual, política, género o cualquier barrera para que no entendamos que al final, sólo estamos nosotros.

Foto: Fox Searchlight Pictures. © 2017 Twentieth Century Fox Film Corporation

El director expresó que la película intenta encarnar precisamente esa belleza.

“Lo que nos hace diferentes es lo que nos hace grandiosos. Es una especie de La Bella y la Bestia de una manera que muestra que la belleza no tiene por qué ser una princesa perfecta, ni parecer un modelo.. y la Bestia no tiene que ser transformada para ser amado, y no tiene que convertirse en un príncipe aburrido y renunciar a la esencia de lo que es “. Pero esto no es un cuento de hadas donde el monstruo, el otro, se convierte en algo que se parece a la princesa. “Porque, para mí, el amor no es transformación”

,explicó el guionista y director en un festival de Los Ángeles. Precisamente por ello, eligió establecer la película en una época de nostalgia como la Guerra Fría en Estados Unidos, pero que estaba llena de racismo, misoginia y xenofobia, lo que la hace perfecta para situaciones que enfrentamos hoy en día.

Director/Writer/Producer Guillermo del Torro on the set of THE SHAPE OF WATER. Photo by Kerry Hayes. © 2017 Twentieth Century Fox Film Corporation All Rights Reserved

La película entonces, se vuelve un cuento de hadas para tiempos difíciles, lo que permite que bajemos la guardia y nos abramos al dialogo en lo que realmente nos hace humanos, lo que nos permite conectar con los demás, sin aquel velo de realidad, pero con la autenticidad de un cuento de hadas.

Foto: Fox Searchlight Pictures. © 2017 Twentieth Century Fox Film Corporation
Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s