On screen

Asesinato en el Expreso de Oriente: El clásico se reinventa

El actor y director Kenneth Branagah se zambulle en las profundidades de la literatura policiaca para aparecer con una gran adaptación de la novela de Agatha Christie: Asesinato en el Expreso de Oriente, mostrando así que los clásicos no deben ser temidos ni deben intimidar.

Con una gran cantidad de caras conocidas y una trama medianamente desafiante, la película se dirige a los espectadores mayores y de alto nivel. La novela ha sido 3 veces adaptada, en 2001 y 2010 para televisión y en 1974 para la pantalla grande con Sidney Lumet, al mando, con un reparto lleno de estrellas, lo que le mereció un Premio Oscar a Ingrid Bergman.

Y sucede lo mismo con esta versión, se trata de una mezcla de actores ampliamente conocidos, ganadores de premios, grandes estrellas, y algunos quizás un poco desconocidos comandados por el director Kenneth Branagh que personifica al detective belga Hercule Poiret.

El guión de Michael Green es flexible y permite abrir la historia presentando al detective como una especie de héroe nacional, y deja muy clara la personalidad del detective con una de las frases del principio:

“Está lo bueno y lo malo y no hay nada en medio”.

No hay matices para ese personaje amante del método y del orden. El misterio es una de sus motivaciones, necesita utilizar las células grises, y le atraen los casos que reten su intelecto. Intenta que los huevos en su desayuno sean del mismo tamaño y al mismo tiempo combate con el caos mundial, sin dejar de ser coqueto.

Afortunadamente, una vez que el elenco se reúne en el lujoso tren, la película se instala en la trama de Christie, una deconstrucción de un ciclo de misterios de puertas cerradas que cautivó a los lectores hace 80 años y que bien lo hace vigente en 2017. Existe un misterioso personaje (interpretado por Johnny Depp), aristócratas, y pasajeros con pasados ocultos y relaciones secretas, mientras el simpático detective que sólo buscaba un poco de descanso, preocupado por sus huevos de tres minutos y el cepillado de su excéntrico y característico bigote es llamado a la acción.

Los personajes de Christie son culturalmente diversos, mientras Depp es el gángster estafador, Samuel Ratchett, que vende antigüedades falsas, necesita asistente y guardaespaldas en consecuencia. ‘Soy comerciante de arte, pero soy nuevo en esto’ le explica a Poiret cuando solicita su ayuda, sin embargo el detective se niega a ayudarle en una de las mejores escenas de la película.

A bordo del Expreso también se encuentran, la señora Hubbard (Michelle Pfeiffer), una estadounidense recién divorciada y hambrienta de hombres; MacQueen (Josh Gad), el secretario y asistente de Ratchett, Natalie Dragomiroff (Judi Dench) una princesa de origen ruso; Arbuthnot (Leslie Odom Jr.) cirujano y veterano militar; Mary Debenham (Daisy Ridley) institutriz; Pilar (Penélope Cruz) mujer recién convertida en misionera; un profesor austriaco (Williem Dafoe), entre otros que serán revelados como la decadencia de la raza humana.

Una noche en la que el sueño de Poiret se ve perturbado aparece un cadáver mutilado, por lo que el resto del filme lo veremos interrogando sospechosos y desenterrando pistas que aparecen en todas partes.

Esta versión fílmica de la obra de Christie, rinde guiños a la política, el sexo y la raza que durante el tiempo de la autora no hubiesen podido ser manejado de tal manera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s