On screen

AHS: Cult – ‘Election night’

Con una premisa en verdad aterradora, la serie antológica de Ryan Murphy se aleja de lo sobrenatural y se aventura a explorar miedos reales y humanos.

 

Es el 8 de noviembre de 2016 y en los suburbios de Michigan, una pareja conformada por Ally (Sarah Paulson) y Ivy (Allison Pill), observa devastada como Donald Trump se pronuncia presidente de los Estados Unidos de América; no muy lejos, un joven supremacista llamado Kai (Evan Peters) también observa, sin embargo, para él, estas son muy buenas noticias. Esta es la premisa con la que arranca el primer capítulo de la séptima temporada.

Para Ally, el mundo está deshecho, sus derechos civiles están automáticamente en riesgo, su mucama, de origen latino desaparece al día siguiente sin saber si fue deportada o simplemente el miedo se apoderó de ella, sin saber que a quién está consumiendo el miedo es a ella misma , ya que por la noche, encuentra a su pequeño hijo Oz leyendo una historieta de Twisty the Clown – sí, el mismo de Freak Show- disparando en ella su coulrofobia, o miedo irracional a los payasos; y a partir de este momento su vida cae por un espiral.

Sarah Paulson demuestra de nuevo por qué se ganó un Emmy -y por qué probablemente merece uno para cada uno de sus personajes en esta serie- ya que a pesar de ser un rostro familiar, siempre logra adueñarse de su personaje y Ally no es la excepción; derrotada y paranoica, Ally pronto comienza a ser presa de sus fobia, que tiempo atrás, había olvidado. Aparte de los payasos, hoyos en todas sus formas y tamaños provocan en ella una repulsión, al menos eso le explica a su terapeuta (Cheyenne Jackson, otra cara familiar de AHS).

Todo se cimienta cuando Ally comienza a ser acosada por una pandilla de payasos en un supermercado, producto de su imaginación – ¿o sería realidad?- obligándola a pedirle ayuda a Ivy, y estrellar su carro en un intento desesperado por escapar. Ivy, por su parte, se mantiene al pie del cañón a su lado, a pesar de tener ciertas reservas por los sucesos, decidiendo enfocarse en el negocio de ambas, un restaurante prestigioso, Ivy y Ally deciden contratar una niñera que cuide del pequeño Oz, es ahí donde entra Winter (Billie Lourd).

Winter es – ¡sorpresa! – hermana de Kai, quien a pesar de la ideología de su hermano, ella dejó sus estudios para ser parte de la campaña de Hillary Clinton, aunque extrañamente, comparten un vínculo que va más allá de las ideologías políticas, y el que ella aplique para ser niñera de Oz, esconde – al parecer – intenciones malévolas que van más allá de ser una simple niñera; Winter se gana la confianza de Ivy y Ally, dando así la pauta para crear estrechez entre dos mundos completamente distintos.

 

Kai por su parte se siente liberado, cree que es hora de que el miedo sea prominente en la sociedad y él está dispuesto a ser el estandarte de dicha ideología, abogando por la desprotección de un centro judío y atemorizando a un grupo de trabajadores inmigrantes de origen mexicano; si bien es cierto que Evan Peters ha estado presente en todas las temporadas de AHS, tomando roles complejos que van desde un fantasma que se rehúsa a ver su realidad, hasta un cruel y sádico dueño de un hotel, el papel de Kai será sin duda el más pesado que encarne hasta ahora, y esto es porque Kai es real, Kai es cada uno de los simpatizantes de Trump, o al menos de su ideología.

 

Todo converge cuando una noche, mientras Winter está al cuidado de Oz, el mismo grupo de las ¿alucinaciones? de Ally llega en una camioneta de helado a la casa vecina, mientras que ambas madres se encuentran en el restaurante, donde Ally vuelve a sufrir de un atemorizante episodio en el que su comida sangra y un payaso distinto la acosa, situación que Ivy ve como alarmante, presionando a Ally a tomar su medicamento, y al llegar a su casa, se encuentran con una escena de crimen, en el que apresuradamente buscan a Oz.

Al reunirse, Oz les cuenta detalladamente cómo fue testigo del asesinato de sus vecinos – y amigos -, la pareja Chong, quienes también eran simpatizantes de la Clinton. El asesinato es a manos de la pandilla de payasos, y Oz pudo atestiguarlo gracias a la ayuda de Winter, quien es inmediatamente reprochada por Ally, pero refuta la versión del niño cuando muestra el cómic de Twisty y dice que todo es producto de la imaginación del pequeño.

 

AHS se caracteriza por dejar en claro desde un principio cuál será el platillo principal, y esta vez tendremos que esperar para ver cómo convergen ideologías políticas, fobias irracionales y anteriores personajes para dar paso a la pesadilla de esta temporada, aunque tenemos por seguro que los miedos reales y personas común y corrientes serán quienes decidan el destino de la premisa, sin fantasmas, sin vampiros y sin casa embrujadas.

Una cosa es clara, la vida de Ally no será la misma, teniendo en su contra la paranoia, los payasos y a Kai, quien al parecer, poco a poco la convertirá en su principal conejillo de indias para demostrar su punto: el miedo es quien impera ahora, y tal vez, no solo en el mundo de American Horror Story.

 

No te pierdas American Horror Story: Cult todos los miércoles a las 22:00 hrs. Por FX

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s